5 jul. 2010

Elle se enamoró de un sueño

Tiró el cigarro a mitad y lo pisó con los zapatos de tacón negro, estaba cansada, adolorida, estaba profundamente enamorada de algo imposible.
Miraba cada noche su rostro y suspiraba imaginando sus besos.
Acariciaba el borde de aquel dibujo amarillento, deseando poder sentir el tacto de su piel, el olor de su cuerpo…
No existía, no había nada que le dijera que podía conseguirle, solo sabia su nombre y si apuramos mas, su apellido, ni de donde era ni a donde iba, ni si le gustaba el fútbol o las artes marciales.
Si prefería el café solo o con azúcar.
Si sus besos serian capaces de parar el tiempo o sus manos formarían trazos de fuego en su piel.
Elle estaba enamorada de un sueño, de un chico que apareció sin mas una fría noche dándole la mano para cruzar la carretera.
Lo dibujó y con una pluma formó cada una de sus facciones, duras y a la vez dulces, de ojos grandes y nariz chata. De manos fuertes y dedos largos, de cabello rubio con las puntas disparadas por un gel con olor a frutas.
Le quería sin conocerle y no era como esos amores de una adolescente hacia el cantante del grupo de moda.
Elle jamás podría tocarlo por muchas noches que pasara esperando en la puerta de un hotel, no podría escuchar la voz en unos auriculares, no podría desear comprar unas entrada para un concierto.
Un sueño demasiado real, pero un sueño al fin al cabo.
Un chico que la volvió loca por momentos, unos trazos que jamás formaron vida.
Una botella de ron, una colilla decorada con carmín rojo, una vida acabada, una chica de aspecto de porcelana se lanzaba al vacío gritando un nombre, llamando a alguien que nunca acudió.

_________________--

Feliz lunes :)

No hay comentarios: