9 jul. 2010

- ¿Qué haces aquí?

Un calido aliento choca contra su cuello, se paraliza, el no debería estar ahí, tenía una cena si no recuerda mal, aunque últimamente su mente recuerda solo algunos momentos y en ellos aparece él.

- No. ¿Qué haces tú aquí?-responde enfadada, intentando quitar las rudas manos que aprietan su cintura y la elevan un poco del suelo.

- Este es mi barrio ¿recuerdas?

- ¡Oh sí! Tu estúpido barrio, ese que va a acabar contigo demasiado pronto.

- ¿Qué mas te da? Tú no me quieres, no debe importarte que muera a manos de algún traficante- Jacke intenta agarrarla de nuevo, pero Anne es más rápida y se retira justo a tiempo, antes de perder la batalla.

- No te alejes, no voy a hacerte nada.

-Lo sé. Que mueras es lo de menos, me importa poco tu vida, me importas poco tú…

-¿A quién quieres engañar?

- Es solo que… bueno.

Está cayendo de nuevo, lo sabe, y no se ve capaz de levantarse y echar a andar, es como si Jacke al agarrarla hubiera puesto pegamento en sus pies para impedir que se fuera, se pone tensa, es absolutamente idiota su actuación, con ella solo conseguiría llevarse uno de esos premios a la peor actriz principal de una película de sobremesa.

Agarra fuerte el bolso contra el costado, haciéndolo actuar de escudo.

- Rose está esperándome y…-continua no pudiendo parar la verborrea que acude a sus labios sin querer. Jacke alza una ceja, interrogándole, poniéndola más nerviosa de lo que ya está.

- Sigues teniendo miedo… eres como un gatito asustado en medio de un bosque. ¿Por qué? ¿Por qué ese maldito miedo a querer?

Anne agacha la mirada, no tiene miedo a querer exactamente, tiene miedo al dolor, al rechazo, a no saber querer del mismo modo que la quieren a ella, Anne solo quiere a su hermana y a su madre y es tan doloroso pensar que algún día dejarán de verse por un motivo u otro que no puede querer a nadie más para perderlo también, algo egoísta pero también comprensivo.

- Sabes lo que pasa, te lo he dicho muchas veces.

- ¿Por eso me evitas? Un beso no hace daño a nadie-sus bocas están peligrosamente juntas- una caricia puede calmar el dolor más profundo- los dedos se esconden bajo su camiseta. Anne gime al sentir ese contacto, como tantas otras veces, pero esta vez es diferente, siente que no puede evitarlo, su corazón bombea rápido, su pulso se acelera, su labios se abren para rozar los de Jacke.-¿Ves?¿Sientes dolor?-Anne niega pegando la frente a la del chico

- No duele y eso es lo que me paraliza, que lo que siento sea tan bonito que no pueda pararlo a tiempo.

- No intentes cambiar el rumbo de las cosas, esta noche has aparecido porque tu conciencia te ha hecho venir, me has besado porque tu cuerpo te ha obligado a hacerlo… solo déjate llevar, el camino se demuestra al andar.

Anne asiente, si no camina jamás podrá encontrar un final, nunca sabrá si duele o no. Jacke sonríe pasando sus manos por las mejillas , limpiándole los labios, acercándola nuevamente.

- ¿Quieres caminar conmigo?-pregunta Anne mirándole a los ojos.

- Creo que desde que te conozco siempre lo he hecho.

No hay comentarios: