28 ago. 2010

Hay días, que siento tantas ganas de escribir que me pongo nerviosa, necesito plasmarlo rápidamente y no encuentro nada donde hacerlo, así que paso el día con eso en la cabeza hasta que consigo trasmitirlo al papel.
Y al hacerlo una alegría insoportable me llena, es como un pequeño orgasmo, una explosión de magia, el sabor de un caramelo que pruebas por primera vez y se va deshaciendo lentamente en tu boca, es casi como la primera vez que te enamoras, tan loco e inocente..
¿Loca? Mhhh, no .
Solo presento los síntomas de una escritora compulsiva.

¿Qué sensaciones tienes cuando escribes algo que te ronda mucho tiempo en la cabeza?

1 comentario:

Hikari dijo...

Me sentí taaan indentificada con este texto, la verdad es que también hay días en los que me paso con una idea en la cabeza, con un "algo" que me gustaría plasmar en un micro-cuento, una poesía, algo... pero no puedo y es realmente frustrante, cuando al fin toma forma la sensación de satisfacción que me llena es increíble, algo como "lo hice, puedo morir en paz" xD

Te leo, Noah.

Oh y te invito a un nuevo blog, un lugar donde iré poniendo pequeñas historias, vivencias y recuerdos varios

http://good-byememories.blogspot.com/