24 mar. 2010

-¿Aun sigues viniendo?
Anne levanto la vista hacia su amigo.
-creo que es lo mínimo que puedo hacer.
Jacke la agarró de la mano dándole una suave caricia con el pulgar.
-¿Cuando vas a quitarte la culpa de encima? Te pesa demasiado.
Anne se limpio las lagrimas que caían silenciosas por las mejillas.
Las nubes comenzaron a dejar caer el agua, llenando la lápida con pequeñas gotas transparentes.
-No le gusta la lluvia
-¿Porque?
-decía que se ponía triste, según ella- Anne sonrío de medio lado recordando el momento- los ángeles estaban tristes porque había pasado algo malo en cualquier lado y nos avisaban de esa manera.
-mhhh, era fantasiosa.
-demasiado- Jacke paso el brazo por los hombros de la chica y la apretó contra el, apoyando la barbilla en su cabeza- siempre tenia algo nuevo que contar, nunca te aburrías.
-Se parecía mucho a ti.
-si, sabes… de noche creo que esta conmigo, noto su presencia junto a la cama.-Jacke aspiró su aroma, le gustaría tanto poder ayudarla a no echarla tanto de menos.- y me dice cosas…
-…
-Dice que tu eres mi alma gemela, mi mitad, que no dude en empezar lo que sea contigo-Anne levanta la cabeza alejándose un poco de él, mirándole a los ojos-
-¿y que harás?
-nunca le he llevado la contraria a mi hermana…

No hay comentarios: