25 feb. 2010

Hagamos un juego, más bien cambiémonos de bandos, tú escribes y yo leo.
Tú invéntate historias increíbles con personajes especiales.
Yo intentaré crearlo todo en mi mente y vivir el cuento.
Crea un espacio mágico, donde las hadas no sean pequeñas y malas, y los príncipes no te dejen en casa las doce de la noche.
Desliza la pluma sobre el papel, déjate llevar, describe sensaciones que sean capaces de llegar a mi corazón
Haz que ría y llore con cada una de tus palabras.
Quiero sentir los latidos de mi corazón tan fuertes que parezcan cohetes.
Quiero sentir la respiración acelerarse en cualquier capítulo inesperado.
Verás que no es fácil transmitir, que todo lo que creas casi nunca llega a hacer mella.
No podrás inventarte algo único, porque hay muchas historias que tratan sobre lo mismo.
Intentarás que tu chica tímida tenga algo que ninguna otra tenga.
Que tu chico malo no sea tan malo.
Que la amiga que siempre este ahí, la traicione.
Querrás seguramente que tu historia no tenga un final feliz, al fin y al cabo tú haces y deshaces a tu antojo.
Asentirás cuando te corrija algún fallo.
Lucharás por ser alguien en ese mundo tan difícil
Perseguirás un sueño, una meta, tendrás ilusión.
Sufrirás demasiado cuando recibas críticas, sonreirás cuando te hagan un halago.
Plasmaras tu sentimientos, vivirás su vida para abondar la tuya.
Tú ya no serás tú, serás esa persona que crea fantasía.
Hagamos un trato, déjate llevar por todo lo que te cuente, quizá no seré la mejor,
tal vez ni siquiera te guste mi manera de expresarme.
Seguramente yo no sea nada más que alguien que pasa demasiado tiempo soñando despierta.
Espérate ahí.
No me abandones todavía, has decidido jugar, te dejo que intentes hacer lo que yo hago.
Y si consigues que yo, alguien sin sentimientos, fría como el hielo y con el corazón muerto, llore.
Te darás cuenta de que las mejores historias aún están por contar

No hay comentarios: